Pulido de los Cristales y faros de los Vehículos

¿Por qué y cuándo pulir los cristales del vehículo?

Estas son preguntas que normalmente no nos hacemos a la hora de pensar en el mantenimiento de nuestros carros, pero son de enorme importancia para nuestra seguridad, en Vaporauto Detailing Experts; queremos brindarte un acercamiento a esta necesidad.

Los cristales delanteros, traseros y laterales delanteros, especialmente; son esenciales para garantizar una visión correcta de la vía. Solamente hay que pensar que un pequeño arañazo, o la presencia de manchas producto de la lluvia acida, hará que las luces se reflejen inadecuadamente, algo que puede resultar molesto y peligroso a la hora de conducir.

Los cristales de un vehículo pueden estar deteriorados por muchos motivos. No es extraño encontrar parabrisas rayados por escobillas defectuosas, cristales delanteros a los que la continua exposición a la intemperie, lluvia acida, u otros agentes químicos contaminantes han dañado profundamente u otros que, simplemente, han sufrido la agresión de cualquier objeto que ha provocado una raya en su superficie sin llegar a romperlos.

El 90% de la información que recibimos al conducir nos llega al cerebro a través de la vista. Los continuos cambios de condiciones del tráfico (entorno, posición relativa, orientación, velocidad, dirección, iluminación, etc) exigen al conductor constantes ajustes de su foco de visión para poder comprender lo que le rodea y tomar las mejores decisiones para mantener el coche dentro de la vía y sin colisionar con otro objeto. Muchos accidentes podrían evitarse con una correcta visibilidad y estrategia de exploración visual, que nos permita anticiparnos a posibles riesgos. Y todo esto sucede a través del parabrisas y del resto de los cristales de nuestro vehículo.

Estas incomodidades que pueden resultar muy peligrosas para la integridad de las personas, son en una gran mayoría de los casos fácilmente solucionables sin tener que reemplazar los cristales o el panorámico de nuestros vehículos, hará falta un pulido profesional de los cristales, una correcta limpieza de los mismos y un buen proceso cerámico que los selle y les otorguen cualidades hidrófobas.

Pulir los parabrisas es una acción a la que puede recurrirse en caso de emergencia siempre que los cristales del vehículo estén afectados. Sin embargo, tampoco es desaconsejable tomar este trabajo como algo habitual para disfrutar siempre de unos parabrisas en perfecto estado. Para ello se recomienda pulir los parabrisas cada año aproximadamente de una forma suave. Pese a que no existan rayas en la superficie del cristal, repetir esta acción es ideal para permitir que los cristales estén siempre en perfectas condiciones, libres de las marcas de lluvia acida y puedan llevar a cabo su cometido con mayor efectividad. Los resultados serán fácilmente observables. Las líneas provocadas por los limpiaparabrisas o los arañazos fortuitos desaparecerán, lo que evitará que la luz se refleje en el cristal de forma peligrosa e inadecuada. Además, aumentará la resistencia de las lunas del coche al eliminar los puntos débiles ocasionados por rayas o impactos.


¿Y los faros?

Con el paso del tiempo, los faros de los coches van perdiendo el brillo hasta volverse opacos o mates. Las condiciones climatológicas son una de las principales causas por las que los faros pierden esa intensidad. De manera regular debemos someterlos a un pulido profesional para que recobren su estado natural y los conductores ganen esa visibilidad tan importante que requerimos en la carretera.

Todos los faros de los coches tienen un cristal transparente (policarbonato) por el que se emite la luz. El problema surge cuando ese cristal se deteriora y la iluminación se vuelve complicada. En estos casos, un pulido de faros se vuelve indispensable para continuar con la conducción manteniendo tu seguridad

El pulido de faros consiste en microlijar, pulir y sellar la superficie de los faros para eliminar la capa externa que impide la visibilidad, recuperando la transparencia necesaria para una correcta iluminación de la vía; de estos simples cuidados, dependerá en buena parte la vida y la salud de muchas personas.