Un enemigo oculto de nuestros vehículos...#Vaporautode

Uno de los enemigos ocultos que tienen nuestros vehículos hoy en día, es la contaminación de la pintura, a medida que pasa el tiempo, la pintura de nuestros autos o camionetas se empieza a tornar rugosa; cuando pasamos nuestra mano sentimos áspera la pintura, incluso a veces suena como si pasáramos nuestra mano sobre una lija, esto se debe a la acumulación progresiva y gradual de diferentes tipos de contaminantes que se adhieren a la superficie, estos contaminantes que inicialmente no podemos identificar a la vista y que con el tiempo afectan la capa de barniz no son eliminables con el lavado que hacemos.

Un barniz y una pintura limpia, deben sentirse al pasar nuestra mano totalmente lisa, en algunos casos hará falta introducir nuestros dedos en una bolsa de celofán delgado y pasarla sobre la superficie, (funcionara bien la funda de un empaque de cigarrillos); si se siente arenosa o como ya dijimos áspera, la superficie está contaminada, si es así, esto se deberá a dos grandes posibilidades, que se diferencian por el tamaño de las partículas que se incrustan en el barniz y de lo que están compuestas:

  • Las que son visibles: generalmente compuestos orgánicos y corresponden a agentes contaminantes como el alquitrán, manchas de insectos (típicas cuando salimos a carretera), residuos de árboles (el inconveniente de estacionar debajo de ellos), excremento de pájaros, entre otros.
  • Las que son invisibles: generalmente corresponden a partículas inorgánicas, como la lluvia acida, proveniente de fábricas y vehículos, esta se forma cuando la humedad se mezcla con óxidos de nitrógeno o dióxido de azufre que normalmente emiten las chimeneas de la industria o de vehículos, que al mezclarse con la lluvia, cae en forma de ácido sulfúrico y ácidos nítricos y al depositarse sobre la pintura de nuestros autos, ejercen una acción corrosiva que afecta el barniz y por consiguiente la pintura.

En estos dos escenarios, la pintura sufre un acumulamiento gradual de estas partículas, haciendo que la contaminación se incremente hasta el punto que la podemos sentir como esa aspereza de la que hablamos anteriormente al pasar la mano; en éste punto la reflectividad de la pintura y la capacidad de ésta para repeler el agua de una forma correcta se disminuyen, como respuesta a la contaminación presente. Paralelamente se inicia un proceso de corrosión, oxidación y decoloración de la pintura.

¿Qué hacer?

En este punto se hace urgente una descontaminación, pues de nada servirá polichar o encerar su vehículo sin este primer paso; él porque es sencillo, si aplicamos una cera sobre una superficie sucia y contaminada no se obtendrá la calidad deseada y la pintura seguirá sufriendo los efectos de la contaminación depositada.


¿Qué pasos dar?

Lo importante es retornar nuestro vehículo a las óptimas condiciones de la pintura, esto lo lograremos lavándolo inicialmente (como debe hacerse siempre) con un shampoo Ph neutro, luego del secado; se aplicará un lubricante (quick detail) sobre la superficie; para pasar la barra de arcilla (clay bar) con movimientos longitudinales, será normal que inicialmente se sienta alguna resistencia, esta irá desapareciendo a medida que se logra la descontaminación, cuando la pintura del vehículo está completamente lisa, se puede iniciar el proceso de encerado, polichado, porcelanizado o terminado cerámico; según se desee, pues ya estará en óptimas condiciones.

Recuerde... la contaminación en el vehículo no depende del tiempo que tenga... depende de las condiciones a las que ha sido expuesto. Será un gusto atenderlos y asesorarlos en nuestro detailing.

Un artículo de Vaporauto Detailing Experts.